Números Rojos.- Por Brenda Caballero: De horarios y auditorías

Tal parece que atrás quedó el tiempo donde los funcionarios y burócratas esperaban la salida del “1” y del “2” para poder retirarse de las instalaciones donde laboraban a altas horas de la noche; o ese tiempo en donde muchas veces sus jefes regresaban de comer a punto de oscurecer, dormían la siesta para aguantar hasta la madrugada, cuando daba la orden de salida el Gobernador, Secretario y así sucesivamente en la escala de mando. Vaya, hasta las noticias nocturnas se echaban cómodamente en su sillones. Mientras, afuera, sus subordinados hacían changuitos para que ahora sí, se fueran temprano, pues ellos estaban muchas veces desde las ocho y nueve de la mañana.

Es verdad, hay áreas que ameritan hasta guardias, como seguridad pública, protección civil y hasta salud. Pero también es verdad que no todas la dependencias. Tal pareciera que la simulación era hacernos creer que tenían mucho trabajo y por eso ganaban unos sueldazos. Pero independientemente de ello, ¿alguna vez se preguntó cuánto costaba al pueblo esas salidas tan tarde? ¿Qué puede hacer un funcionario en su tiempo ocioso? Respuestas hay muchas, desde ver películas, navegar en internet, imprimir cosas innecesarias, o en el peor de los casos, pedir la cena con cargo al erario público, pues estar sin hacer nada, desde luego que da hambre.

Miguel Alemán Velasco, cuando gobernador de Veracruz, hizo cambio de horario en las dependencias estatales, incluso hasta se le criticó: ¡cómo iban los burócratas a salir temprano después de lo que ganaban! Pues a pesar de las críticas, se logró un ahorro significativo para el estado.

Este comentario viene a razón porque el pasado lunes 11 de febrero de 2019, se publicó en la Gaceta Oficial del Estado los Lineamientos Generales de Austeridad y Contención del Gasto para el Poder Ejecutivo, Gobierno encabezado por Cuitláhuac García Jiménez, donde en su artículo 17 menciona que el horario de labores será de ocho de la mañana a seis de la tarde, salvo los casos prioritarios en dependencias como Protección Civil, Seguridad Pública, Educación, Salud. Por cierto, dicen que el primero en llamar a acatar el horario de sus subordinados fue el mismo que hizo el decreto: José Luis Lima Franco. Sin duda los que saltaron de gusto y hasta aplaudieron fueron los empleados de la Tesorería de la Sefiplan, quienes habían manifestado su inconformidad en varios medios de comunicación por trabajar hasta altas horas de la noche. Ahora sí, con la Cuarta, se acabaron pretextos para llegar tarde a casa.

II

El que anda muy apurado y hasta trabaja horas extra con tal de reelegirse, es Don Lorenzo Antonio Portilla Vázquez, titular del Orfis, quien ya adelantó que a fin de este mes, dará a conocer las dependencias que no han subsanado las observaciones de la Cuenta Pública 2017 y, por supuesto, habrá denuncia de por medio. ¡Faltaba más!

Ante este panorama, seguramente el que debe andar bastante preocupado es el ex presidente de la Comisión de Vigilancia en la Legislatura anterior, Juan Manuel de Unanue Abascal, a quien vinculan con un despacho de auditoría porteño, el cual era contratado para arreglar aquellas anomalías mediante sus servicios de arqueo. Desde luego que viendo como están las cosas y la posición de Portilla, hasta yo me deslindaría de Salvador Levet Remes, Sergio Daniel Remes Álvarez e Israel López, cercanos al despacho “Levet y Asociados”, el mismo que estuvo vinculado con el mortal accidente automovilístico en la Tinaja-Cosoleacaque, donde perdieron la vida 5 auditores.

@NumerosRojos_BC

caballero_brenda@hotmail.com

Categorías: