Viven Rusia y Ucrania duelo por víctimas de avionazo

Moscú, Rusia, 24 Ago-06 (VRed) .- Rusia recordó hoy con oficios religiosos y banderas a media asta a las 170 víctimas mortales en el catástrofe aérea del pasado martes al norte de la ciudad ucraniana de Donetsk, mientras salen a la luz nuevos detalles sobre las circunstancias en que se produjo el accidente.

En Donetsk, a donde fueron trasladados los cuerpos de las víctimas, sus familiares continuaron la penosa tarea de identificación, que en muchos casos requerirá análisis de material genético.

En señal de duelo por las víctimas del accidente, las autoridades ucranianas suspendieron todas las actividades festivas previstas para hoy con motivo del decimoquinto aniversario de la proclamación de la independencia.

Aunque las autoridades aeronáuticas rusas se han abstenido de adelantar un hipótesis principal sobre la causa que provocó el trágico final del vuelo 612 de la compañía aérea Púlkovo entre las ciudades rusas de Anapa y San Petersburgo, a la espera del análisis de las cajas negras, han coincidido en descartar la posibilidad de un atentado terrorista.

Inicialmente fuentes del ministerio de Rusia para Situaciones de Emergencia señalaron como posible causa de la tragedia el impacto de un rayo en la aeronave, que volaba en una zona de tormenta y fuertes turbulencias.

Sin embargo, expertos y pilotos aseguran que los sistemas de navegación con que están dotados los aviones de pasajeros están diseñados para resistir descargas eléctricas de hasta varios miles de voltios.

Según el diario “Izvestia”, la primera señal de socorro enviada por los pilotos del Tu-154 fue recibida cuando el avión se encontraba a un altitud de 11.500 metros, que es el techo máximo de vuelo de este tipo de aparatos.

“A esa altura cualquier acción exterior -una nube, una ráfaga de viento- puede desestabilizar el avión y hacerlo caer de manera descontrolada”, añadió el rotativo, que cita a varios expertos, que coinciden en que el intento de “ sobrevolar la tormenta” provocó el accidente.

En verano, el límite entre la troposfera y la estratosfera se encuentra aproximadamente ente los 11.000 y 12.000 metros de altitud y en esa zona la velocidad de las corrientes de aire pueden alcanzar hasta los 300 kilómetros por hora.

Serguéi Kovaliov, un experto citado por “Izvestia”, indicó que en caso de que el TU-154 hubiera sido azotado por una ráfaga de viento a esa altitud la sobrecarga hubiese sido tal que los pilotos del avión hubieran perdido el conocimiento.

El presidente del Sindicado de Pilotos de Rusia, Miroslav Boichuk, afirmó que la torre de control, que había perdido el contacto por radio con los pilotos tras la señal de socorro, escuchó a uno de ellos pronunciar algunas frases incoherentes cuando el avión se encontraba a 3 mil metros de altitud en su caída incontrolada.

Según Baichuk, ello hace suponer que el piloto recobró el conocimiento, algo que no hubiese ocurrido tan rápidamente en caso de que la causa del desfallecimiento hubiese sido la falta de oxígeno por despresurización.

Desde el momento en que la torre de control recibió el aviso de socorro hasta que el TU-154 desapareció de las pantallas de los radares transcurrieron cerca de tres minutos.

Categorías: