Revelaciones.- Por Margarito Escudero Luis: Más delincuentes sueltos

¡Vaya borlote que se armó con la liberación de los duartistas! Aunque era algo que se veía venir, algunos analistas ya lo habían adelantado, el hecho causó conmoción en la sociedad, en la clase política y con mucho más fuerza, en las víctimas de estos personajes.

Sobre todo con Arturo Bermúdez, ex secretario de Seguridad Púbica en los tenebrosos tiempos de Javier Duarte.

A Bermúdez Zurita se le señala por parte de los familiares de desaparecidos, como el responsable de esas terribles acciones, por lo que, como principales acusadores del ex secretario y conociendo cómo se las gasta, pues están temerosos de las posibles venganzas que se pudieran suceder.

Pero aquí lo extraordinario son las mutuas acusaciones entre los defensores del ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares y el actual gobernador de Veracruz.

Usando todos los medios a su alcance, los panistas se esfuerzan por convencer a la ciudadanía que el responsable de las liberaciones de Duartistas es el nuevo gobierno, mientras que desde palacio se desmiente y se devuelve la acusación.

Lo importante es que se pueden hacer algunas observaciones al respecto y sacar concusiones.

Es necesario señalar que la justicia a la mexicana tiene la característica de ser muy lenta, así que las acusaciones contra el gobernador de Morena no tienen sustento, ya que se trataría de un caso de rapidez en las oficinas donde se imparte justicia, lo que nunca ha ocurrido.

Además, si así de rápido se tramitara un amparo, ¿por qué no se hizo antes de que terminara el tenebroso gobierno de Yunes?

Se sabía que el vengativo ex gobernador dejaría serios problemas al gobierno entrante, que le quitó la posibilidad de seguir medrando el presupuesto al ganarle la elección su hijo, así que es posible que estas liberaciones fueron debidamente premeditadas con un muy amigo de Yunes en el Tribunal Superior de Justicia, su cómplice Edel Álvarez Peña y su alfil o peón en la Fiscalía General del Estado, en la persona de Jorge Winckler, quien nunca quiso atender a los familiares de los desaparecidos.

Porque esas instancias aún no son ocupadas por el equipo de Morena, que se sepa ningún juez ha sido removido de su cargo y si uno de esos jueces que permitieron la liberación de los mencionados por estar acorde con los nuevos tiempos, deberán ser investigados por faltar a su ética profesional.

Yunes actuó para que el “cuete” reventara en la cara del nuevo gobierno, todo el aparato judicial aún está en sus manos y entre más se tarde en que haya cambios, ese será el talón de Aquiles de los morenistas recién llegados al poder.

Algo muy importante que se debe señalar es que las leyes mexicanas en esta materia, deberían ser revisadas a fondo, no es posible que un individuo señalado con muchas evidencias de haber desaparecido personas y otras lindezas, abusando de su poder, pueda quedar en libertad así como así y que su salida de prisión se convierta en una seria amenaza para quienes lo han señalado.
Gracias a esas leyes, ahora tenemos ladrones y asesinos sueltos, como si nos faltaran.

Categorías: