Protestan partidarios de Pinochet contra juez Garzón

Santiago, Chile, 28 Ago-06 (VRed) .- Una decena de partidarios de Augusto Pinochet se manifestaron hoy en Santiago contra el juez español Baltasar Garzón, que en 1998 dictó la orden para que el ex dictador chileno fuese detenido en Londres.

El incidente, que no pasó a mayores, se produjo cuando el magistrado de la Audiencia Nacional española llegó a la Universidad Central, en el sector céntrico de la capital chilena, para ser investido doctor Honoris Causa.

Los manifestantes, en su mayoría mujeres y con un niño vestido de militar, le gritaron al juez que regresara a España para enjuiciar a los terroristas de la ETA.

"¡Basta con mi general, es un anciano, está agonizando! ¡Basta!, déjelo morir tranquilo, déjelo morir en paz", gritó una de las mujeres.

"El (Pinochet) nos salvó de ser una segunda Cuba. No puede (Garzón) ser tan cruel, hacer sufrir así a un anciano, a un anciano moribundo, que salvó a esta patria del yugo comunista", añadió otra.

Varias decenas de estudiantes, al percatarse de la presencia del grupo, se apostaron al otro lado de la calle y replicaron con gritos y consignas contrarias a Pinochet.

En la ceremonia, al agradecer la investidura, Garzón subrayó que en materia de derechos humanos, la voz de las víctimas "siempre ha de ser escuchada. Ninguna autoridad puede acallarla negociando con los victimarios".

"A veces me han llamado Quijote, pero los molinos de viento contra los que arremetió el hidalgo creado por Cervantes son hoy gigantes que agreden a la sociedad y la perturban, la avasallan y tratan de robarle su dignidad y derechos", añadió.

"Por ello, siempre prestaré mi lanza para clavarla en la injusticia", concluyó.

Sobre la manifestación en su contra a su llegada a la universidad, comentó a la salida que se trata "de un acto de sinceridad" y por lo mismo, la respeta.

Ante una pregunta, dijo que mantendrá la orden de captura internacional contra Pinochet y otros 38 colaboradores del ex dictador, pero se abstuvo de entrar en detalles por ser "una causa que todavía está abierta".

"Las decisiones judiciales se toman en un momento que hay un indicio de delito, y se dejan en el momento en que desaparecen esos indicios de delitos. Mientras eso no cambie, cualquier resolución judicial debería mantenerse vigente", explicó.

Baltasar Garzón se encuentra en Santiago desde el pasado sábado, en su primera visita a Chile, en la que será investido doctor Honoris Causa por dos universidades, ofrecerá varias conferencias sobre la justicia internacional en crímenes de lesa humanidad y visitará algunas ciudades de provincia.

Durante el fin de semana, Garzón, que viaja acompañado de su esposa, Rosario Molina, y del fiscal español Carlos Castressana, visitó el Palacio Presidencial de La Moneda y el antiguo centro de torturas de "Villa Grimaldi", convertido hoy en un "Parque de la Paz".

En una rueda de prensa, Garzón instó a los jueces locales a seguir "hasta el fin" en los juicios que involucran a Pinochet y otros responsables de los crímenes cometidos durante la dictadura y criticó que no se haya anulado o derogado la ley de amnistía, que favorece a los responsables de las violaciones a los derechos humanos.

El Gobierno, a través del ministro Portavoz, Ricardo Lagos Weber, sostuvo el domingo que en Chile las instituciones judiciales han demostrado su independencia y subrayó que no existe proyecto alguno que implique una nueva amnistía o un punto final y que los tribunales son soberanos para interpretar la ley vigente.

Categorías: