Faltan recursos para investigación en biología celular

Dice la presidenta del Colegio de Mexicano de Nutriólogos

 

Xalapa, Ver., 14 Abr-09 (VRed). David Sandoval.- La investigación sobre la nutrición en México se ha desarrollado ampliamente en los últimos años pero hace falta mayor apoyo desde el punto de vista económico para fortalecer los centros de investigación, reconoció la presidenta del Colegio Mexicano de Nutriólogos, A.C., María Elena Acosta Enríquez, quien participó en el XXIV Congreso Nacional de la Asociación Mexicana de Miembros de Facultades y Escuelas de Nutrición (AMMFEN).

 

         A pesar de que la tendencia mundial se ha manifestado en un incremento en el número de investigaciones relacionadas con la biología, en nuestro país se mantiene una predominancia en estudios clínicos o que afecten directamente a la población, cuando en naciones desarrolladas se impulsan ambos campos de la disciplina, explicó la especialista.

 

         En el evento, organizado por la Universidad Veracruzana (UV), Acosta Enríquez presentó la ponencia “Hábitos dietéticos e inflamación celular. Una reflexión” donde abordó la importancia de que los universitarios tengan interés por los estudios de fisiología y biología celular.

 

         Ello se complementa con el papel que han tenido las universidades mexicanas en los últimos años, donde comienza a generarse un cambio en el enfoque de los problemas alimentarios, no sólo en el ámbito social sino también en los aspectos de la biología celular, detalló.

 

“En las universidades se está haciendo énfasis no sólo en tratar las enfermedades desde el punto de vista social sino desde el punto de vista celular que permite conocer mejor cuáles son las condiciones y las modificaciones que ha sufrido la salud de la población”, dijo la ponente.

Sin embargo -continuó- “en México necesitamos mayor apoyo económico y en infraestructura para poder desarrollar estas investigaciones”, que en opinión de la investigadora, tienen el mismo nivel que las investigaciones realizadas en países más desarrollados.

 

Precisó que sí existen centros de investigación, los cuales son apoyados por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt); incluso se cuenta con recursos aportados por fundaciones, principalmente internacionales, las cuales apoyan proyectos generalmente en colaboración

 

Acosta Enríquez recalcó que el papel de las universidades es establecer vínculos con dichas fundaciones y con organizaciones que provean el capital, mediante sus áreas de investigación y sus académicos.

 

“El apoyo económico dependerá de la línea de investigación que opere cada proyecto; en el área de biología molecular es importante tener un importante ingreso ya que esto permite a la población estudiantil tener acceso a becas y lograr insumos que les permitan realizar sus investigaciones”, precisó.

Categorías: