Desde a Janela.- Por Felipe de Jesús Fernández Basilio: Los Pinos

Por motivos de trabajo en días recientes fui a la Ciudad de México y en un tiempo que tuve libre quise satisfacer un morbo, porque debo decir que esa es la palabra exacta para describir el motivo de ir a conocer la que fuera la Residencia Oficial de Los Pinos, la cual ahora para precisamente satisfacer a los morbosos se encuentra abierta al público en general.

Y efectivamente se trata de un morbo, ya que en esa residencia habitaron muchos personajes (Presidentes, primeras damas y sus familiares) que realmente da curiosidad ver en qué condiciones vivían y más por las historias que se cuentan de varios de ellos aunado a que el actual gobierno reiteradamente ha dicho que se trata de casas muy lujosas y que la verdadera austeridad hace necesario prescindir de ellas.

Entonces fue que aprovechando que parte de esas casas se encuentran abiertas al público, decidí ir a visitarlas para ver lo lujosas que eran e inicié el recorrido saliendo del metro Constituyentes ingresando por la famosa puerta número 1, la cual conduce a una calzada muy larga que pasa junto a la famosa hondonada en donde Calderón hizo su fiesta de despedida y que se trata de un espacio al aire libre no muy grande.

Sin embargo, los elementos del Estado Mayor Presidencial, que existen y que portan su uniforme distintivo, aunque diga el gobierno que dicha corporación desapareció, no permiten el acceso por ahí, sino que hay que dar la vuelta por el histórico Molino del Rey y luego ingresar a Chapultepec para por fin poder entrar a la Residencia Oficial; recorrido de más de 40 minutos rodeando el terreno de la residencia, lo cual hace pensar que verdaderamente se trata de un recinto imponente como La Ciudad Prohibida de Pekín o por lo menos como Versalles.

Mas cuando se alcanza el acceso habilitado para las visitas, rápidamente se llega a la famosa Calzada de los Presidentes y se ven las estatuas de todos los presidentes que habitaron la residencia desde Cárdenas hasta Peña (incluido López Mateos quien al igual que el actual López no quiso vivir ahí mas despachó en esas instalaciones) y terminando la calzada que debe de tener como de unos cien a ciento cincuenta metros de largo, se llega a la Residencia Miguel Alemán.

Siendo dicha residencia la principal de las casas y por lo tanto la mayor de ellas, mas cuando la vi de frente debo de decir que me impresionó pero por lo pequeña y simple que es, de hecho en sus dimensiones y estilo es muy similar a la casa de La Quinta de las Rosas de Jalapa, nada más que mucho más sencilla en sus interiores puesto que las habitaciones son más amplias y funcionales, ya que tienen un diseño adecuado para el desempeño de las tareas de un Jefe de Estado, tal como un acceso directo entre la recámara del Presidente y su oficina por poner un ejemplo, mientras que la mencionada casa jalapeña estaba diseñada para uso particular.

También debo de mencionar que efectivamente casi todos los cuartos se encuentran vacíos y tienen unas tarjetas escritas por el actual gobierno que contienen la leyenda “Así nos la entregaron”, mas los mismos elementos del Estado Mayor Presidencial que la resguardan explican que todos y cada uno de los Presidentes que la han ocupado llegan y se van con sus propios muebles, lo cual además resulta lógico ya que al tratarse de una casa de trabajo es perfectamente normal que así sea y eso sucede con todas las casas que se asignan para el desempeño de cualquier función, sean éstas proporcionadas por el Estado o por una empresa privada.

Consistiendo el mobiliario de la Residencia Oficial solamente de los muebles de oficina y de salas para la recepción de visitantes distinguidos, así como una mesa de comedor para muchas personas, ya que como se dijo antes cada quien llevaba sus propios muebles.

Y si de por sí en su conjunto la casa principal es pequeña, todavía el área privada lo es aún más, ya que ésta se limita solo a la segunda planta y por lo mismo me resultó interesante pensar en cómo se acomodaron muchos presidentes que tenían una familia numerosa como lo fueron Zedillo o Peña.

El recorrido continúa por otra calzada que se llama de la democracia y que es más o menos del mismo tamaño que la primera, solo que a diferencia de aquella tiene estatuas de luchadores de la democracia como Carlos Castillo Peraza o Heberto Castillo y al final de la misma se llega a la Residencia Lázaro Cárdenas que fue la primera que se construyó y que es aún más chica que la Miguel Alemán.

Y atrás de esta residencia se encuentran los salones de protocolos, de los cuales los únicos abiertos al público es el Venustiano Carranza y la casa Miguel de la Madrid, los cuales son lugares pequeños de oficinas y obviamente el salón que es una sala de juntas; mientras que el famoso salón López Mateos no está abierto al público debido a que todavía se trabaja en él.

Como pueden ver solo se trata de nada ni nada menos que de un espacio diseñado para el trabajo y que está hecho para ser funcional, siendo muy similar a La Moncloa en Madrid o al 10 de Downing Street de Londres, es decir nada más allá de lo que se acostumbra para alojar a un Jefe de Gobierno y que éste a la vez pueda desempeñar sus labores sin tener los grandes lujos que las leyendas urbanas y el gobierno actual le atribuyen, ya que lo único que es exagerado es el área de guardarropa de la habitación presidencial; sin embargo dado el perfil y el talante de la última pareja presidencial que ahí habitó no es de causar extrañeza que así lo hayan acondicionado.

Y el que se use o no por el Presidente en turno no es nada relevante y queda a su discreción debido a que es una prestación y por lo mismo se puede o no hacer uso de ella, ya antes López Mateos había decidido no habitar ahí durante su mandato, mas es de destacarse que al renunciar a vivir o despachar ahí se resta funcionalidad al titular del Ejecutivo, debido a que en el centro de la ciudad no se encuentran las misma condiciones para por ejemplo tomar un vuelo de emergencia a algún lugar siniestrado, ¡Ah por un momento olvidé que en este sexenio no existen las emergencias y todos los traslados son por medios de transporte comerciales!

felfebas@gmail.com
Twitter: @FelipeFBasilio

Categorías: