Contraesquina Política.- Por Fernando Martínez Plascencia: Cuitláhuac García, se lo llevan entre las patas…

- Cuitláhuac García: Se lo llevan entre las patas sus malos operadores políticos

- Javier Duarte: La importancia de la talacha política para poder gobernar.

- Jorge Winckler: Mantiene traumatizado al gobernador.

Ineficientes, por donde usted le quiera ver, el basurero de Chinameca exhibió a los funcionarios morenistas, desde el secretario de gobierno Eric Cisneros y la titular de la Sedema Roció Pérez, como unos aprendices de la política.

El fracaso se llevó entre las patas al gobernador del estado, Cuitláhuac García, quien, por poco, pudo haber quedado atrapado, retenido entre la multitud, ante la necedad de restregarles una y otra vez, que la cancelación del basurero sería culpa de ellos, es decir, de los habitantes del municipio.

Se trata de aprender de los errores. Este asunto del basurero ojalá sirva para demostrarle al gobernador que los operadores políticos que hoy tiene en la zona sur, no sirven para nada, y que, de seguir confiando en ellos, seguramente tendrá muchos serios dolores de cabeza.

Cuitláhuac García debe llamar a cuentas a los recomendados de Esteban Bautista, alcalde de Tatahuicapan. Felipe Zúñiga González, el que finge, perdón, funge como representante del gobernador, y Eusebio González Hernández, quien es el delegado de política regional.

Ambos personajes no arreglan ni donde se acuestan. Nadie los conoce, nadie sabe si existen, o en donde están.

El gobernador también tendrá que entender que no por bajarse al nivel de los pobladores, o de los habitantes de una comunidad, podrá convencerlos de lo que quiere, o desea. La falta de experiencia en estos temas siempre será costosa.

Obligado a firmar una minuta, Cuitláhuac García se vio atrapado por una multitud que insistía una y otra vez, que dicho basurero no sería aceptado en este municipio. La necedad del gobernador de quererse lavar las manos señalando una y otra vez que eran ellos, es decir, los habitantes quienes no querían el relleno, enardeció el ambiente, y poco faltó para ser agredido físicamente.

El caso de Santiago Tuxtla es otro claro ejemplo de la clase de gente impreparada que tiene a su alrededor el gobernador. Pese a decirles que otro municipio no sería creado, al parecer no han logrado destrabar la toma del palacio municipal. ¿Dónde está el error? Radica principalmente en la improvisación de estos personajes que no conocen dónde se puede pinchar para sacar la pus.

Javier Duarte fue un claro ejemplo de la ineptitud política por su poca experiencia en el quehacer público. Pero la poca que adquirió con Fidel Herrera le sirvió de mucho para poder gobernar, y someter a sus adversarios o enemigos, sabía convencerlos por las buenas o las malas, suave o duro…..a como lo pidiera el cliente. Puño de acero o guante de seda. La política no es para sentimentalistas. Al final, el alumno rebasó al maestro en eso de la corrupción, pero bueno, ese es otro tema que ya todos conocemos como terminó.

El convicto del reclusorio Norte, sabía la importancia de rodearse de colaboradores formados en la política de la talacha, que supieran trabajar en los conflictos, y resolverlos sin necesidad de estar presente. Él se presentaba cuando ya estaba “planchado”, arreglado el asunto. Fue un gobierno que tuvo gobernabilidad, pese a los malos manejos administrativos que implican los desvíos millonarios, que al final lo llevaron a pedir licencia y posteriormente a su encarcelamiento por orden del presidente Peña Nieto.

Son cosas muy distintas. La gobernabilidad radica en aquellos que tienen en sus manos las negociaciones, los acuerdos, los consensos para conseguir un fin, y el trabajo administrativo, burocrático, tiene que ver con el manejo de los recursos públicos para nutrir las esferas del gobierno en su funcionamiento. Su caída se debió a su enorme ambición económica, difícil de ocultar. Pero pasaron casi seis años para que esto sucediera.

Cuitláhuac lleva días y luce desgastado, cansado, traumatizado, agotado, con un estilo discursivo de mala copia de AMLO, que no le dado ningún resultado para convencer a nadie, aun estando de por medio su firma, como en el caso de Santiago Tuxtla.

El verdadero trabajo de un operador político consiste en la capacidad política de encontrar los acuerdos que faciliten la labor del gobernador. Solo así un gobernante puede tener rumbo durante su gestión.

Por eso el ex gobernador Fernando Gutiérrez Barrios decía ““Gobernar exige experiencia, serenidad, y vocación;........tener la mirada y el oído alerta,.......es oficio superior que no pueden desempeñar los improvisados, y mucho menos los improvisados soberbios”. En pocas palabras: La política no puede estar en manos de improvisados o ineptos. Así de sencillo y simple.

En 40 días, las deficiencias saltan a la vista. La improvisación, y la inexperiencia cuestan. A estas alturas, Eric Cisneros ya hubiera sido puesto de patitas en la calle. Pero hay un gobernador que también está aprendiendo, y ambos se lamen las heridas esperando mejores tiempos para sacarse la espina.

Es cierto, son pocos días de gobierno, pero a poco el tema de la inseguridad que vivimos…….. no la sabía el gobernador? Escudarse en eso es tratar de engañarse a sí mismo.

La inseguridad sigue creciendo. Al menos acá por la zona sur, las ejecuciones están a la orden del día, con las consecuencias que ello conlleva, ya que esto genera pánico, y estampida de la economía.

Pese a los anuncios espectaculares de las Zonas Económicas y del Corredor Transístmico, nadie se atreve a querer invertir en una zona convertida en la nueva Tierra Caliente del sur de Veracruz.

¿Dónde están los 900 millones de pesos anunciados por el corrupto ex alcalde de Coatzacoalcos Marcos Theurel Cotero, convertido hoy en sub director de dicho proyecto?

No hay ni un solo peso invertido en esta zona de la muerte-por donde usted le busque-que esté aterrizando para algún proyecto que tenga que ver con los espectaculares anuncios de los altos funcionarios federales, que cada vez que se les ocurre, vienen a vernos la cara de pendej…….s con sus magistrales conferencias.

Le pongo un ejemplo de la desastrosa y abandonada zona por donde-según AMLO-pasaran el desarrollo y crecimiento económico que dará miles de empleos a los habitantes de los municipios aledaños; la carretera que va de Coatzacoalcos a Minatitlán. Esta obra, con una inversión de más de 50 millones de pesos está suspendida, abandonada por quienes la estaban pavimentando. Se encuentra en pésimas condiciones. No se puede transitar por ahí, a menos que esté mal de las facultades mentales. Seguro sales con amortiguadores, suspensiones, deteriorados, y con las llantas ponchadas por tantos huecos, casi cráteres que hacen intransitable dicha arteria. ¿Usted cree que alguien quiere venir a invertir por estos lugares? En su sano juicio, nadie.

Por ello, la Cámara de Comercio de Coatzacoalcos, que dirige Eduardo Campos, realizará el 16 de enero el segundo paro de labores, donde los comercios bajarán sus cortinas ante la creciente inseguridad.

El objetivo es presionar al gobierno que dirige Víctor Carranza, que poco o nada ha hecho por este municipio en este rubro, pese a las cifras alegres que ha dado a conocer que los índices delictivos han bajado, que contrastan en varios rubros, aparte del de homicidios dolosos.

Por ejemplo, en el de feminicidios, Coatzacoalcos ocupa el lugar número 10, de los cien lugares de todo el país. También están Veracruz, Córdoba, San Andrés, Tuxtla, Xalapa, Poza Rica, Tierra Blanca y Tuxpan. De ese tamaño la inseguridad en una ciudad que fue considerada “para vivir siempre”.

Por cierto, el gobernador no asistió a la inauguración del Centro de Justicia Integral para las Mujeres, víctimas de delitos, llevado a cabo por el Fiscal Jorge Winckler. Esta oficina habla de que el fiscal está trabajando, pese a los serios conflictos que el gobernador sostiene en su contra, y que su salida-si esta se da-se debe más que nada a los serios problemas que se mantienen con el panista Miguel Ángel Yunes Linares, ya que este fue colocado en dicho cargo por el ex gobernador, no porque este sea un flojo o no sepa hacer su trabajo.

Ojalá entienda Cuitláhuac que hoy gobierna para todos, y que sus filias y fobias debe dejarlas a un lado, que Veracruz requiere de un trabajo conjunto, coordinado para dar resultados. Este tema de los feminicidios, él mismo los había tocado anteriormente, en donde, por cierto, le echó la culpa al fiscal de que los feminicidas están sueltos por la mala integración de las carpetas de investigación. Hoy hay una oficina encargada de estos asuntos tan delicados y el gobernador brilló por su ausencia. Acompañaron a Winckler varios diputados locales quienes lo respaldan a que continúe en el cargo.

Winckler suma a favor, y ha dado muestras de saber cabildear, y en una de esas no se va señores, aunque todo indique lo contrario.

Más allá de esto o aquello, nuestra triste y amarga realidad camina junto a los feminicidios, extorsiones, homicidios dolosos y secuestros.

Los negocios cierran mucho más temprano ante el temor de sufrir algún atraco o robo, no solo de un six de cervezas como dice el inútil secretario de seguridad Hugo Gutiérrez Maldonado, sino de sufrir algún atentado físico que ponga en riesgo la vida. Algunos negocios en Coatzacoalcos han cerrado definitivamente. Vaya usted a las plazas comerciales y lucen desiertas, con muy poca gente comprando. Hay temor de salir por la noche.

Solo queda pedirle a San Cuitláhuac que haga a un lado sus traumas y se ponga a gobernar, y a ganar esta lucha en contra de la inseguridad, haciendo honor a su nombre. O de plano que Dios nos agarre confesados.

Categorías: 
Galeria: